Categorías

INFORMACION

Fabricantes

Sin fabricante

Proveedores

No hay proveedores

PayPal verified

Yemayá, La Madre del Mundo

Pubicado el : 2016-05-10 13:37:02

Hola amigos, otra semana, otro lunes y aquí volvemos con nuestro blog para seguir compartiendo historias y conocimientos sobre nuestra Fe y tradiciones religiosas. El pasado domingo celebramos el día de las Madres y no podíamos pasar por alto esta celebración sin rendirle un tributo a nuestra madre mayor, a la madre del mundo, a la dueña y señora del mar: Yemayá.

Nos hemos salido un poco del hilo habitual en el cual tenemos pensado nuestro blog de ir paso a paso adentrándonos en las cuestiones religiosas a manera de iniciación para los amigos que no están familiarizados con ella. No teníamos la intención de comenzar a hablar sobre los Orishas y sus historias particulares hasta no sentar las bases de cómo se había ido moldeando y asentando la religión Yoruba en el mundo y por supuesto esta historia y su línea nos llevara a través de cada uno de los Orishas Mayores, patakíes (historias) y demás. Pero por el motivo antes dado y por ser Yemayá la guía, madre y protectora de nuestro proyecto de ahí que nuestra compañía lleve el nombre de 7 Mares, creemos oportuna esta humilde reverencia.

 

La vida viene del Mar, el Mar tiene una dueña, nuestra madre, Maferefún Yemayá

Yemayá (Iya Mo Aiye, Madre del Mundo); quien no ha oído nombra a la Diosa Negra del Panteón Yoruba? Iniciados y no iniciados reverencian a la gran Orisha pues de ella nacen todas las cosas de la Tierra y nace la vida.

Yemayá siempre trabaja, incluso un día llego a tirar Opele sin ser Babalawo, cuando Orula descubrió esto se separa de ella, pues le restaba clientela y además “en un Ile (casa) no pueden vivir dos adivinos”.

Muchos religiosos afirman que el Diloggún (caracol) nace en Oshe (5) y esto no es cierto. El caracol nace en Odi (7) que es cielo, mar y tierra, y en este signo Yemayá se enseñorea y del mar nacen los caracoles. Por eso la verdadera caracolera de esta Religión es Yemayá.

Ella y solo ella es Reina Obbini, reina absoluta de esta Religión cuando ella habla es como si estuviera hablando el mismísimo Obbatalá. Oshún es la diosa del bajo vientre y a ella se le pide cuando hay trastornos de esta parte del cuerpo; pero es Yemayá la que crea y en asuntos de embarazo es a ella a la que se le ruega para que la criatura nazca bien.

La diosa negra es una Santa de mucho fundamento pues en ella nace la naturaleza, la humildad y el amor. Ella le enseño el arte del Amor a su hijo amantísimo Shangó y también a los demás Orishas. Yemayá es la madre noble y buena que le da todo a sus hijos y a la humanidad. Se dice popularmente que “aguanta más que un carnero”, pero cuando se enfurece no la calma nada ni nadie, y cuando esto sucede provoca calamidades a la persona que la enojó.

Yemayá, Madre del Panteón Yoruba

Yemayá es igual de vieja que el  mismísimo Odduwa (la tierra), pues nace de una de las costillas de Odduwa. Yembo, es el primer nombre por el cual se le conoce a Yemayá (el mar). Estos fueron los primeros nombres que ellos tenían o conocían cuando en Aran Orún (el cielo) ya ellos existían como Irunmales “espíritus interplanetarios) moradores del cielo, juntos con Olodunmaré. Mucho se ha hablado de Yemayá por otros historiadores y escritores los cuales en cierta medida han venido a desinformar y crear mitos muy ajenos a la realidad de lo que en sí, es Yemayá.

Yemayá fue, es y será siempre la madre del panteón Yoruba, la creadora de cuanto ser viviente existe en el planeta, todo lo que contiene vida en esta tierra o en otras tierras se debe a Yemayá. No solamente es la Orisha Madre de las aguas saladas, igual lo es de las aguas dulces y si se quiere también es la dueña de la sangre que corre por las venas de todos los seres humanos. No existe otra Divinidad en todo el Panteón Yoruba a la cual se le pueda comparar su hegemonía. Ella está vinculada a todo lo que existe con vida en el planeta y sobre todo con los seres humanos.

Sus colores preferidos son desde el azul más claro hasta el más oscuro, pero también gusta del negro y todos los tonos rosa. Ella suele vestirse de negro y rosa cuando se le conoce por el camino Okoto.

Cuando esta Orisha llego a Cuba se sincretizo con la Santísima Virgen de Regla, así los negros provenientes de África pudieron continuar venerando a la grandísima Madre del Mundo, trasladándole sus rogaciones y lamentos.

Aunque todos los seres vivos provienen de alguna manera de Yemayá, son sus hijos directos los que poseen una relación más estrecha con ella y por supuesto los que presentan rasgos característicos de esta Orisha mayor; son los hijos de Yemayá seres muy especiales, pues entre ellos los tenemos con diferentes temperamentos o muy versátiles y esto se debe a la gran cantidad de diferentes caminos de esta Orisha, pero todos en sí, tienen algo muy especial que ofrecer a la Humanidad. Forman ellos todo un contraste de múltiples cualidades o no cualidades las cuales vinieron a la tierra el mismo día que Yembo llego con Odduwa a esta tierra. Los tenemos muy capacitados en los asuntos de la Religión, caracoleros, hechiceros, médicos, enfermeros, contadores, ingenieros y en su sin fin de de otros cargos, pero todos, pero todos, todos tienen algo muy importante en común, ellos son medio locos. Se decía en Cuba en los viejos tiempos que los hijos de Yemayá eran loquitos y a través de los años se ha llegado ha reconocer que en realidad, los hijos de Yemayá son un poco locos, esto por supuesto no lo decimos por malo, todo lo contrario, más bien lo decimos como forma de elevación hacia los hijos de esta Orisha, a la cual particularmente nosotros le debemos tanto.

Mucho más podríamos conversar sobre Yemayá, no bastarían las páginas del mundo para terminar de hablar de ella, pero solo queríamos rendirle un pequeño tributo en estos días. Ya volveremos más adelante a hablar de nuestra gran madre. Por ahora lo dejaremos en esta iniciación, esperando siempre que compartan y comenten en nuestro blog y que así nos ayuden a que este continúe creciendo.

Que la bendición de Oloffin sea con todos ustedes y por supuesto Maferefún Yemayá hoy y siempre… 

Compartir este contenido

Se debe guardar

Haga clic aquí para registrarle

Añadir un comentario